Publicidad

H y D
Tips para el invierno

Cómo mantener la temperatura ideal en el hogar

Ni frío ni calor. Esa sería la temperatura ideal cuando estás en casa. Estos son los trucos más efectivos para que estés siempre a gusto día y noche y en cualquier época del año
04.07.2019 08:58
2019-07-04T08:58:00
Compartir en

¿Friolentos o calurosos?

Si en casa unos son muy friolentos y otros tienen siempre calor será difícil poner de acuerdo a la familia a la hora de regular el termostato, ya que cada uno tiene su propia temperatura ideal. Sin embargo, existen temperaturas más sostenibles y adecuadas, que varían según las necesidades de cada momento, según informa El Mueble.

Instala un termostato digital programable

Si quieres crear diferentes ambientes dentro de casa, lo mejor es instalar un termostato. Esto permite mantener de forma automática una temperatura adecuada en cada una de las estancias. Además, si el termostato es programable, se pueden establecer diferentes horarios de encendido y apagado, según las horas del día. Otra opción es colocar válvulas termostáticas en los radiadores. Con ellas podrás ajustar automáticamente la temperatura en cada radiador, por lo que cada habitación podrá estar a una temperatura distinta.

La temperatura ideal durante el día

Para no derrochar energía, algo crucial para el medio ambiente y tu factura, el termostato no debe superar los 21ºC. Esta es la temperatura ideal. Aunque es cierto que la temperatura puede variar de unas habitaciones a otras. Por ejemplo, en el cuarto de baño puede superar esta temperatura hasta los 22ºC y las habitaciones que no usamos oscilar hasta los 18ºC.

La temperatura ideal durante la noche

Dormir con la calefacción encendida durante toda la noche no es buena idea. Lo ideal es programar la calefacción de manera que se encienda poco antes de despertarnos y se apague antes de acostarnos. Durante la noche, la casa debe tener una temperatura de unos 18-20ºC, con una humedad del 60%.

Cuando no estamos en casa...

Si no vamos a estar en casa durante el día, bastará con tener encendido el radiador en el cuarto de baño para ducharnos y, en el resto de la casa, programar la calefacción una hora antes de llegar para que esté calentita. No bajes el termostato por debajo de los 15ºC o te costará muchísimo calentar de nuevo la casa. Si os vais de vacaciones, apaga la calefacción, cierra las ventanas y baja las persianas y así evitarás que tu casa se enfríe demasiado.