Publicidad

H y D
Al agua pato

Cómo usar los químicos en la piscina

Hay procesos de mantenimiento de la piscina que se realizan a través de la bomba trabajando en las diferentes posiciones y hay otros que son para el tratamiento del agua con químicos.
18.12.2019 09:37
2019-12-18T09:37:00
Compartir en

Hay procesos de mantenimiento de la piscina que se realizan a través de la bomba trabajando en las diferentes posiciones y hay otros que son para el tratamiento del agua con químicos. El cloro es un químico esencial para el mantenimiento del agua de las piscinas, viniendo en variadas presentaciones. En caso de usar pastillas es a razón de una a dos pastillas por semana cada 30.000 lts. pero en casos de "shock" esta relación puede aumentarse y además aplicarse cloro granulado. Las pastillas se pueden colocar en un clorador en línea que se integra al circuito, en un flotador o en el canasto del skimmer. En verano, con mucho sol y altas temperaturas siempre hay que verificar los niveles de cloro debido a su evaporación.

Se considera que se tiene suficiente cloro cuando el agua tiene el olor característico, pero la forma más efectiva de verificarlo es con un medidor calibrado que sirve tanto para Cloro como para el PH. Si el valor de PH está desajustado genera problemas, por ejemplo no deja accionar eficientemente los productos que se aplican a la piscina. Cuando el PH está bajo, se considera que la piscina esta "acida" y se le debe agregar aumentador de PH, si esta alto se debe agregar bajador de PH.

La cristalinidad y transparencia normal del agua a veces se contamina debido a pequeñas partículas en suspensión que el filtro no logra retener. En este caso se debe aplicar clarificador o flocurador. Se coloca en el Skimmer, y se comienza con la recirculación del agua durante 40 minutos a una hora. Se deja sin usar la piscina por lo menos unas 12 a 14 horas para que el gel precipite y se deposite en el fondo. Al día siguiente se pasa aspiradora para limpiar el fondo con el filtro en posición vaciado. Esto debe hacerse sin provocar remolinos ni agitar mucho el agua para evitar que emulsifique el gel formado.

Se debe aplicar el alguicida, cuando se percibe la formación de musgos en las paredes y fondo (algas filamentosas), o cuando el agua presenta una coloración verdosa-turbia (algas plantónicas). Se deben aplicar dosis correctivas, y en verano, de forma preventiva, es aconsejable aplicarlo una vez por semana, siendo. La frecuencia nunca es menor a los 15 días con uso intenso y muy espaciado en invierno. Es aconsejable también incorporar un aireador para eliminar organismos anaerobios, pero no es indispensable.